Una experiencia intercultural que desborda las fronteras

 

Intercambio 1

Mi viaje inicia el 16 de julio de 2016 en el aeropuerto el Dorado, cuando mis padres  y la funcionaria de AFS me dejaron solo en la oficina de migración para que presentara los documentos requeridos. Una vez allí,  me di cuenta que estaba solo, confrontado con mi  autonomía  y autodeterminación para tomar decisiones y seguir indicaciones.

Una vez llegué a Toronto   hice contacto con un voluntario de AFS para que me colaborara en el proceso a seguir para abordar un nuevo vuelo que me llevaría a Calgary, pude analizar que siempre se encuentran personas que nos   ayudan para llegar a la meta. De igual manera, cuando llegué a Red Deer encontré un grupo de jóvenes de mi edad que traían la misma expectativa al salir de sus países: conocer personas con diferentes costumbres, lenguas, y cultura.

Fue agradable llegar a un país diferente a Colombia y encontrar esa diversidad cultural que me permitió establecer relaciones con diferentes culturas y jóvenes de mi  edad, con proyectos de vida en algunos definidos y otros en construcción. Esta oportunidad  me la  dieron mis padres y  el Colegio El Minuto de Dios, a través de sus directivas y docentes.

Esa experiencia  me dio la posibilidad de crecer como persona, como ser humano  y entender que hay muchas opciones a nivel general y que en otras partes, existen personas con las mismas expectativas  de tener un proyecto de vida exitoso. Además, tuve la oportunidad de medir mi autonomía, mi poder de decisión para  aplicar los principios y valores heredados en la casa y fortalecidos en el Colegio.

También,  me fortaleció  mi independencia como persona,  el ser capaz de tomar decisiones responsables  sin la  supervisión de un adulto; mi formación en principios y valores; el poder relacionarme en forma respetuosa con los demás participantes de otros  países lo que  me dio un marco de referencia amplio para no hacer juicios de valor, descalificar o reprobar determinadas conductas que de pronto,  no eran acordes con mi formación. El ser tolerante frente a las costumbres y  lenguaje me permitió fortalecer el respeto por la diferencia.

 Invito a todos aquellos que quieran vivir una experiencia intercultural a que se animen a participar de una estas ellas  pues  abren el horizonte en la construcción de un proyecto de vida exitoso, ya que da parámetros de vida de otras personas  que se pueden aplicar  en las nuestras.

No me queda  más que agradecer a cada una de las personas que aportaron para que esto, que fue una idea, se hiciera  realidad y en este momento es una experiencia de vida gratificante e inolvidable.

Harryson  Giovanny Avila Orjuela

Curso 1104

Intercambio 2




conoce-nuestors-colegios
publicaciones

r9-pastoral
r7-alianzas
r10-inter
r10-inter

r92
r93
r94

video2

beatificacion