Principios

Para cumplir con la misión y alcanzar la visión del Centro de Conciliación y Arbitraje, los funcionarios guiarán su conducta de conformidad con los siguientes principios:

  1. Principio de independencia. La libertad y autonomía para actuar en el ejercicio de sus funciones.
  2. Principio de Imparcialidad y Neutralidad. La conciliación se ejerce sin discriminar a las personas. La intervención del conciliador durante el trámite de conciliación no estará enmarcada por identificación alguna hacia los intereses de alguna de las partes. De igual manera éste tiene el deber de colaborar con los participantes sin imponer propuestas de solución al conflicto.
  3. Principio de Idoneidad. Aptitud para solucionar una controversia.
  4. Principio de Diligencia. Actuación con celeridad y cuidado en todos los asuntos que con ocasión de la actividad del Centro se le confíen.
  5. Principio de Probidad. Integridad y honradez en el obrar.
  6. Principio de Discreción. Reserva en sus actuaciones.
  7. Principio de Transparencia. En el desempeño de las funciones propias de los trámites de conciliación y arbitraje, en aras de asegurar la prevalencia de un manejo ético en la prestación del servicio.